Clínicas de dermatología estética, tus aliadas de belleza

¿Sabías que los dermatologos pueden hacer muchas cosas por tu imagen? ¿Sabías que las clínicas de dermatología estética son lugares en los que puedes hacerte, de manera totalmente segura, todo tipo de tratamientos para mejorar tu imagen?

Estamos acostumbrados a pensar que si queremos hacernos tratamientos de belleza, debemos de acudir siempre a un salón de estética. Pero no es allí donde deberíamos de hacernos tratamientos como bótox o similares. Este tipo de cosas siempre tienen que estar supervisados por un médico dermatólogo que es quién garantiza que todo se hace  con una perfecta metodología y en las mejores condiciones.

El dermatólogo es quién puede hacer un diagnóstico profundo de tu piel y aconsejarte qué tratamientos puedes hacer en función de las necesidades que detecte o de tus gustos estéticos. Y en muchas clínicas de este tipo te ofrecerán un servicio integral para que puedas cuidar todo tu cuerpo. Desde la técnicas de depilación médica más avanzadas hasta limpiezas profundas de piel o un tratamiento con láser para eliminar manchas o cicatrices. Y todo con la garantía de que es un médico quién está al frente y se encarga de que todo se haga correctamente.

Lo normal es que estas clínicas estén a la última en todo tipo de tratamientos y que conozcan bien el funcionamiento de las máquinas y la tecnología que manejan. Pero, a mayores, conocen también cómo funciona la piel y si las reacciones que tiene cada paciente son las esperadas o algo puede estar yendo mal o ser contraproducente. De ocurrir esto, también sabrán cómo tratarlo.

Algunas de estas clínicas van un paso más allá y elaboran cremas y tratamientos personalizados para sus clientes. Estas cremas cubren todas las carencias que puedan tener y que han sido previamente detectadas por los profesionales. Teniendo en cuenta que una buena hidratación es básica para poder tener una piel bonita es fácil darse cuenta del importante papel que puede llegar a jugar una crema personalizada y exclusiva.

Este tipo de cremas se elaboran mezclando una serie de ingredientes sobre una base común. Según lo que cada cliente necesite, se eligen las vitaminas o los compuestos indicados y la proporción perfecta. Y lo mejor de todo es que estas cremas tienen el mismo precio que cualquier crema de gama medio-alta que no está elaborado específicamente para quién lo va a utilizar.